Un jubilado a los 35 años atribuye su patrimonio de un millón de dólares a estas 7 falsas creencias



Existe una cultura de lealtad a la empresa generalizada. La idea de que ser fieles a una misma empresa durante toda tu carrera profesional te hará prosperar y tener una jubilación tranquila. Pero los tiempos son inciertos y ese pensamiento, como tantos otros sobre estabilidad financiera, es quizás un poco antiguo.

Al menos, así lo ve Steve Adcock, un experto en finanzas que escribe un blog sobre cómo lograr la independencia financiera. Antes era desarrollador de software, hasta que se jubiló de forma anticipada a los 35 años. 

«En ese momento, tenía 900.000 dólares ahorrados, y en pocos años pude acumular un patrimonio neto de un millón de dólares», explica en declaraciones a la CNBC.

Considera que un factor importante de su éxito no fue en sí un consejo que le dieran, sino todos los consejos que ignoró. «Construí mi patrimonio a la antigua usanza: trabajando duro en un empleo normal de 9 a 5 y haciendo movimientos financieros estratégicos con los que mucha gente podría no estar de acuerdo».

Tras todo ese trabajo, revela 7 unpopular opinions u opiniones poco populares que le ayudaron a hacerse millonario y jubilarse.

1. La lealtad a la empresa te hará pobre

Si no cambias de trabajo regularmente, estás dejando perder el dinero. Aceptar un nuevo puesto en una empresa diferente es una de las mejores maneras de conseguir un aumento de sueldo considerable.

«Yo cambié de trabajo 5 veces en el transcurso de mis 14 años de carrera y obtuve un aumento del 15% al 20% cada vez. Esto hizo que mi salario creciera mucho más que la tasa de inflación«, expone.

Los empresarios hacen lo que más les conviene, y los empleados deberían hacer lo mismo.

2. La mayoría de los millonarios se hacen a sí mismos

Un informe de 2022 de la empresa de investigación Ramsey Solutions reveló que el 74% de los millennials creen que los millonarios heredaron su dinero, y más de la mitad de los baby boomers piensan lo mismo.

«Muchos de los millonarios que conozco construyeron su riqueza por su cuenta, y saber eso me dio una mayor motivación financiera».

De hecho, de los 10.000 millonarios que Ramsey Solutions encuestó, el 79% no recibió ninguna herencia. En cambio, la mayoría de ellos se hicieron ricos a través de «la inversión constante, evitando las deudas y gastando de forma inteligente.»

3. Tu pareja puede perjudicar tus finanzas

«Muchos de mis amigos se casaron jóvenes, a principios o mediados de los 20 años. Y ahora, un gran punto de tensión en la relación para muchos de ellos está relacionado con el dinero, como los hábitos de gasto totalmente opuestos o la falta de voluntad para hablar de dinero», critica.

«Yo decidí esperar hasta encontrar a alguien que compartiera mis mismos valores financieros, y fue una de las mejores decisiones que he tomado en mi vida».

Ponerse de acuerdo sobre las finanzas con la pareja puede que no sea una prioridad para la mayoría de la gente. Pero Steve considera vital tener a alguien que te apoye y que sea tan entusiasta como tú a la hora de invertir y llevar un estilo de vida de ahorro.

4. No hace falta que te dediques a trabajar 24/7

Puede que pienses que trabajar duro te hará rico más rápido, pero también significa tener menos tiempo para cuidar de tu cuerpo. Y ninguna cantidad de dinero merece descuidar tu salud física y mental.

Para hacer crecer tu riqueza, no necesitas estar siempre produciendo y trabajando. Dar prioridad a cosas como el sueño, el ejercicio y una dieta equilibrada te da la oportunidad de recuperar fuerzas y estar bien para el día siguiente.

«Yo siempre pongo mi salud en primer lugar, y como resultado, me siento más feliz y mucho más enérgico, productivo y creativo», señala.

5. Crecer en la pobreza no significa que no se pueda crear riqueza.

«Vengo de una familia con muy pocos ingresos. Mi abuelo era pastor y apenas se las arreglaba económicamente porque no era bueno con su dinero. Mi padre adoptó esos mismos hábitos y pasó la mayor parte de sus primeros años viviendo de cheque en cheque. Por suerte, reconoció los malos hábitos de su padre y cambió su forma de actuar más tarde», apunta.

«Me enseñó el valor del ahorro y la inversión, y me dijo que las deudas de las tarjetas de crédito arruinarían mi estabilidad financiera, como le ocurrió a su padre. Aprendí que aunque no se tenga un salario de seis cifras, se puede llegar a ser rico».

6. Un título prestigioso no garantiza la riqueza.

Aunque tu título puede ayudarte a conseguir un puesto en una buena empresa, es lo que haces después de graduarte lo que marca la verdadera diferencia.

«Yo no tuve un título de lujo. Ahorré un fondo de emergencia e invertí al menos el 10% de mis ingresos desde el principio. Con los años, eso me ayudó a crear un estilo de vida cómodo para la jubilación», sugiere.

«Mi mejor consejo es que busques opciones menos caras, quizás pagando la matrícula estatal en una universidad que tenga un gran programa en lo que te interesa. Luego, aprovecha la red de exalumnos y las oportunidades de inserción laboral desde allí».

7. Tu pasión no pagará las facturas.

Entender esto puede ser duro y los famosos ricos te dirán a menudo que han alcanzado el éxito siguiendo sus pasiones. Pero eso no funciona para todo el mundo.

Para la mayoría es más fácil ganarse la vida con el talento de lo que se te da bien hacer que con las pasiones. Las pasiones suelen ser más creativas, y normalmente es más difícil ganar un sueldo alto en un campo creativo.

«Mi afición era la fotografía, pero elegí una carrera de desarrollo de software porque era lo que se me daba bien. La diferencia salarial entre esas dos carreras es drásticamente diferente. Ahora, como prejubilado, puedo disfrutar y dedicar más tiempo a mis pasiones», expone orgulloso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.